Poemisa

   

  Tienes una hija

que nació con los ojos abiertos

y los puños cerrados;

que estuvo muerta,

y conoció el otro lado.

Tienes un desgarro,

y un silencio,

alguien que conoce

las almas

de los vivos y los muertos.

Tienes una hija

que vive extraña en el mundo

del dolor y del comercio.

Ella compone

sin miedo los días,

desarma molinos,

cabalga ensenadas,

tienes,

un calendario circular,

un caleidoscopio de agua.

Tienes una labradora del amor,

haciendo surcos

en la tierra de la cama,

marcando pieles,

guardando alas.

Tienes un manantial,

ciudades de lluvia,

paseos de escarcha,

una fuente que sueña,

que colores que sanan.

Tienes,

una esperanza salvaje,

una niña encarcelada.

Mamá,

tienes una hija poeta.

Volver a Poesías