Nocturno

 

Tu cuerpo,

tu cuerpo bordeándome en la noche,

el silencio de tu respiración pausada,

el calor de tus brazos llenos.

Tu cuerpo alrededor,

durmiendo ríos

de perfume amarillo.

Tu cuerpo caliente

sudando amapólas

entre las sábanas.

Tu cuerpo dormido,

dibujando quimeras,

suavemente tu cabeza

apoyada en mi almohada.

Tu cuerpo despertando al día,

lentamente penetrando

el aire de mi casa.

Tu cuerpo escondido

guardado bajo las mantas,

y el corazón que vela,

y la boca que calla,

y luego,

más tarde,

tus ojos abiertos,

tu mirada.

Volver a Poesías